Fez, ciudad de colores y olores

Fez, ciudad de colores y olores 1

Fez es la tercera ciudad más grande de Marruecos, se levantó en el siglo IX y es una de las cuatro ciudades imperiales de este país, junto a Marrakech, Meknés y Rabat.

Esta maravillosa ciudad se divide en tres zona bien diferenciadas: por una parte tenemos el Fez el Bali, que es lo que queda dentro de las murallas, la ciudad vieja. Su medina es la mayor zona peatonal del mundo y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981. La segunda zona es Fez Jdid, que comprende la parte judía, y por último, está la zona francesa ubicada al noroeste de la ciudad.

Fez es conocida por ser también la ciudad de los laberintos, la ciudad de las mil y una calles entreveradas. En estas calles os encontraréis con puestos de artesanos, alfareros, sastres y pequeños salones marroquís para tomar té. Cerrar los ojos y olfatear el aroma que desprende esta zona es ya en sí sola una verdadera experiencia. 

Otro de los atractivos turísticos de esta ciudad marroquí son sus curtidores, las personas que tienen como oficio curtir pieles. Son solo dos (Tetuán y Fez) los lugares en Marruecos donde aún se hace esta práctica de transformar las pieles de animales en productos de marroquinería que serán exportados a todo el mundo. Las curtidurías están repletas de turistas que quieren conocer de cerca esta proceso y disfrutar del alegre colorido que se encuentran en estos lugares.

Sitios que os recomendamos visitar sin falta son el Mellah, la Medina, las madrazas Bou Inasia, Sharij y Cherratin y las mezquitas Al Qarawiyyin y la Andaluza; y por supuesto, las cuatro puertas de la ciudad.

Fez es un lugar donde parece que el tiempo se ha quedado parado y aún se puede disfrutar de los oficios manuales y de sus colores y olores. Merece mucho la pena visitarla.

Foto: Flickr