Festa do Corpo de Deus en Monçao

Festa do Corpo de Deus en Monçao 1

Portugal es un país lleno de sorpresas. En la casa del vecino podemos encontrar rincones encantadores, únicos, fiestas y tradiciones que están tan lejos y tan cerca de España. Aunque lo típico es visitar Lisboa, hay otras ciudades que visitar ene ste país. Por ejemplo, hoy hablaremos de la festa do Corpo de Deus, por nosotros conocido como el del Corpus Christi y que se celebra en la villa de Monçao, al sur de la provincia gallega de Pontevedra y accesible desde la provincia a través de un puente..

Esta fiesta tiene una base, un ser un tanto extraño. Se trata de la Coca, que en vez de atemorizar tal como la hacía antiguamente, hoy día simboliza este día de fiesta que en este rincón de Portugal se celebra a lo grande. El día de la festa do Corpo de Deus, la Coca o Rabixa, un dragón móvil con inmensas escamas, sale a pasear por las calles del pueblo.

La fiesta comienza con la procesión a eso de las 16:30. Se trata de un acto colorista que reúne conjuntamente alrededor de 30 hermandades de la villa que llevan cada una sus pendones. El cortejo, que se hace en homenaje a los labriegos de estas tierras y sus animales, es presidido por el Boi Bento, un bóvido que se suele adornar con cintas. Una vez que se acaba el inicio con la procesión se suele escenificar en O Souto el eterno combate entre el bien y el mal, que es representado por el ser antes comentado y el caballero de San Jorge.

De hecho, las fiestas se prolongan hasta el domingo con actividades gastronómicas y tradicionales como eje. Esta región de Portugal, Vale do Minho, a la que pertenece el municipio de Monçao es el origen del vinhoverde, no es casualidad que en las rutas por la región veamos cómo las vegas del Miño se cubren por terrazas y terrazas de viñedo.

En fin, se trata de una festividad y una zona que bien merece la pena una visita si estamos cerca. Así conoceremos las costumbres del país vecino, un país que como he dicho antes, tan cercano y lejano a la vez, tiene particularidades que nos recuerdan a nuestro origen.

Foto Vía: J.Alberto