El Vedado, alma de La Habana

El Vedado, alma de La Habana 1

La Habana es una ciudad que acoge cada año a más turistas. Son cada vez más las personas que contratan vuelos a la Habana para visitar lugares como el Malecón, la Habana Vieja o el Vedado, barrio que será el protagonista del post de hoy.

El Vedado puede ser considerado, especialmente la zona que rodea el Hotel Habana Libre, el centro de La Habana, el barrio del comercio y los negocios. Aquí podremos encontrar los bancos, las agencias de viajes, las compañías aéreas, las oficinas de los ministerios varios hoteles y tiendas. Una curiosidad: las calles y avenidas del Vedado están trazadas en ángulo recto y se enumeran por cifras y letras.

Aquí podemos pisar La Rampa y la Calle L, lugares que hoy pueden ser consideradas como las arterias principales de un centro de la ciudad donde se han levantado grandes hoteles. A un extremo de la calle L, tras dejar atrás el Habana Libre podremos pisar las majestuosas escaleras de la Universidad de La Habana.

Otra de las visitas puede ser La Plaza de la Revolución y el Cementerio Colón. Pese a que puedan situarse en el barrio del Vedado, siendo más exactos se encuentran en el Nuevo Vedado. La Plaza de la Revolución es más grande que cinco campos de futbol con sus medidas reglamentarias y puede albergar hasta un millón de espectadores para cualquier tipo de actividad masiva.

La Heladería Coppelia tampoco puede faltar entre las atracciones del Vedado. Aquí podremos rememorar las escenas de la película de Gutierrez Alea, Fresa y Chocolate. Esta heladería es el establecimiento más grande y popular de la heladera cubana. En el centro de la gigantesca heladería podremos ver un edificio postmoderno curvilíneo de concreto y cristal que se rodea de una serie de patios al aire libre para que se puedan tomar los helados con tranquilidad.

Por último, otra de las grandes atracciones del Vedado es el Museo de Artes Decorativas. Más hacia el oeste de la heladería, en la calle 7 entre D y E, podemos visitar este museo en una magnífica mansión. Se trata de la colección privada de María Luisa Gómez Mena, condesa de Revilla de Camargo que abandonó Cuba en el año 1961 para no volver nunca más.

Foto Vía: Happypepe