El Ponte Vecchio, el famoso Puente Viejo de Florencia

El Ponte Vecchio, el famoso Puente Viejo de Florencia 1

 

Seguro que, si habéis estado en Florencia, no habéis podido resistir la tentación de haceros una foto frente al Ponte Vecchio, el famoso Puente Viejo de la ciudad. Vas a él a cualquier hora del día y siempre encuentras turistas a su alrededor con cámaras de fotos. Es una de las imágenes más características de la ciudad, de ahí que si reservas tus hoteles en Florencia resulta de visita imprescindible.

La belleza de este puente radica especialmente en su pintoresquismo, especialmente a la caída de la tarde, cuando los colores anaranjados del atardecer parecen fundirse en el río Arno. Construido a mediados del siglo XIV, bajo el diseño de los arquitectos italianos Taddeo Gaddi y Neri Fioravanti, se cree que en realidad su origen estuvo en un viejo puente romano de madera, incendiado pocos años antes de la construcción del nuevo puente.

Considerado el puente de piedra más antiguo de Europa, cuentan que ha podido llegar hasta nuestros días en perfecto estado de conservación gracias a que Hitler, al entrar con sus tropas en Florencia, pidió expresamente que no se tocara el puente. Otra de sus curiosidades es su denominación de puente mercado, ya que estaba lleno de filas de tiendas a ambos lados. Hoy solo quedan en él tiendas de joyeros y orfebres, y pequeñas bodeguitas, además de las terrazas panorámicas.

Precisamente en el centro del puente encontramos el monumento a Benvenuto Cellini, el orfebre florentino más famoso. En este monumento se encuentra una de las terrazas para poder disfrutar de la vista del río y de Florencia. Lo que sí puedo deciros es que las tiendas de orfebrería y joyería que se hallan en el puente son bastante caras, especialmente por estar situadas en un lugar tan turístico.

De noche el Ponte Vecchio es toda una belleza, ya que aparece completamente iluminado. Es tal vez uno de los mejores momentos para contemplarlo, aunque de día se vislumbra mejor, sobre todo el famoso Corredor, construido en 1565 por orden de Cosimo I de Médici, duque de Florencia. Es la célebre estampa del corredor que pasa por encima de las tiendas del puente, y que permitía a los duques moverse desde su residencia privada, en el Palacio Pitti, hasta el Palacio Viejo, centro político de la ciudad.

Foto Vía Le Trendy