El Malecón de La Habana

El Malecón de La Habana 1

La Habana es una ciudad desconocida pese al aura que se le conoce. Si estamos en uno de los hoteles en La Habana lo comprobaremos, y es que lugares como el Malecón esconden muchos secretos y detalles. Situado como centro estratégico de La Habana, el Malecón de La Habana es el punto de orientación ideal. Flanquea gran parte de la costa de La Habana, desde el total del barrio del Vedado y del Centro hasta la Habana Vieja.

El Malecón posee 5 kilómetros de longitud si partimos desde el Castillo de la Punta a la Chorrera, por lo que se convierte en todo un paseo relajante. Uno de los mejores momentos es al caer la noche, en ese momento donde el sol comienza a despedirse de la ciudad y se zambulle en el mar. Además, la avenida es uno de los más característicos y, por qué no, uno de los que más encanto posee en el mundo debido a las casas que lo flanquean. Cierto es que muchas de ellas están prácticamente en la ruina, pero se están rehabilitando muchas y a paso bastante rápido.

Si vamos de este a oeste, pasaremos ante el hospital Hermanos Ameijeiras, seguramente el más moderno de la ciudad; por el monumento dedicado a Antonio Maceo; por la Cascada; el monumento dedicado a las víctimas del Maine; el Hotel Nacional, símbolo de la ostentosidad pasada de la ciudad; la estatua ecuestre de Calixto García y; por último por los hoteles Cohiba y Riviera, levantados frente a la Fuente. En los últimos pasos del paseo veremos la Chorrera, pequeña torre delante del mar y en cuyos jardinos acaba el Malecón.

Una de las características del paseo-avenida es que es el lugar de cita por excelencia de los habaneros. Se dan cita allí, a cualquier hora del día pero sobre todo a última hora de la tarde, cuando el sol ya no es tan fuerte. Se suelen quedar hasta por la noche, hablando, bebiendo, riendo y contándose las últimas noticias de su propio barrio. En algunas zonas las olas pasan por encima e inundan la acera, por lo que se convierte en un entretenimiento curioso.

En fin, un paseo increíble que recomendamos hacer de oeste a este para acabar en La Habana Vieja. Y una pequeña recomendación, si nos encontramos en el barrio de La Habana Vieja y queremos comer bien y barato, busquemos el restaurante “Jardin de Oriente”, seguramente uno de los lugares más acogedores del lugar.

Foto Vía: Antonio Milena