El castillo de Blarney, Irlanda

El castillo de Blarney, Irlanda 1

Si hay un lugar en el que la naturaleza y la leyenda se complementan, ese es Irlanda. Hadas, druidas, duendes y tréboles entre muchos otros símbolos, componen parte del misticismo celta que perdura hasta nuestros días -aunque la mayoría ya sólo se vea en forma de souvenirs.

No obstante, todavía existen lugares que encierran algo especial, que sólo se puede describir visitándolo. El castillo medieval de Blarney (http://www.blarneycastle.ie), podría bien ser uno de ellos.

Enclavado a 8 kilómetros al noroeste de Cork, la ciudad más grande de la provincia de Munster, la actual construcción de mitades del S. XV. se alza en medio del verde campo irlandés. Un majestuoso castillo de piedra, de 38 metros de altura, que es la tercera construcción en el mismo emplazamiento, siendo el asentamiento original del s. XII. Del interior del castillo no se conserva nada, salvo la estructura de la distribución del edificio goddy algunas habitaciones, por lo que no espere el visitante encontrarse con ningún tipo de lujos o salones bien conservados.

El castillo fue asaltado por el general de Cromwell, si bien al entrar en el recinto, los soldados solo encontraron a dos ancianos criados. La guarnición, junto con todo el oro huyeron a través de un sistema de pasadizos subterráneo, que según cuenta la leyenda comunicaban con el exterior del castillo, con Cork, y con Kerry (a 67 kilómetros!) La entrada a la Badgers Cave, en el lado norte del castillo, nos permite adentrarnos en el comienzo del pasadizo.

Al llegar a la parte superior nos encontraremos con unas preciosas vistas de los alrededores, junto con la gran atracción del castillo: the Blarney Stone

El castillo de Blarney, Irlanda 2 El castillo de Blarney, Irlanda 3

La palabra blarney, (en inglés: adulación), fue acuñada por la Reina Isabel en referencia a Cormac Teige McCarthy, Lord de Blarney, cuando éste prometía lealtad a la Reina –sin realmente hacerlo-, a base de halagos. La leyenda alrededor de la piedra de Blarney, cuenta que concede el don de la elocuencia a quien la bese. Para ello hay que tumbarse boca abajo y sujetándose a dos barras de hierro, suspenderse sobre el vacío para besarla.

Si bien el castillo ya esconde suficiente encanto, no resultan menos espectaculares los jardines que lo rodean. “The Rock Close” engloba un conjunto megalítico donde, entre otros nos encontramos con un gran dolmen, dónde una gran roca permanece en equilibrio sobre otra, con una mínima superficie de contacto, las Wishing Steps (escaleras de los deseos), 29 escalones que hay bajar y ascender sin abrir los ojos en ningún momento mientras piensas en un deseo, la Witches Stone, el Druids’ Circle (Círculo de los Druidas), o el Fairy Glade (Claro de las Hadas), y todo un paseo que merece la pena disfrutar, recorriéndolo con tranquilidad, siempre que la meteorología de la lluviosa Irlanda acompañe.

Otra información de interés:

Cómo llegar:
Desde Cork, carretera N20, dirección Limerick.

El castillo de Blarney, Irlanda 4

Ver mapa más grande

Horario:
De 9 de la mañana hasta la puesta de sol.

Precios:
Entrada General: 10 €
Estudiantes y Jubilados: 8 €
Niños de 8 a 14 años: 3,50 €

Como curiosidad, la entrada es gratuita con motivo de reportajes fotográficos de bodas.

Artículo enviado por: Daniel Soto

Fotografías © Daniel Soto y Gintare Ziemininkaite