El Brighton Pier, un recuerdo de verano

El Brighton Pier, un recuerdo de verano 1

Cuando dejé Brighton, ciudad costera del sur de Inglaterra, supe que la imagen de su Pier sería una de las que se quedaría con más fuerza grabada en mi retina. Así fue. Todavía hoy, más de un año desde mi último día allí, sigo asociando su silueta con el verano, el sabor del mar y las risas de los compañeros de aventura. Los pier son una especie de paseos que se construyen sobre un muelle y terminan con una construcción en la que se reúnen juegos y atracciones. El Brighton Pier se erigió en 1899, conviertiéndose en el tercer edificio de estas características de la localidad, y originalmente fue denominado Palace Pier. Sufrió un incendio en el año 2003, que no obstante no ocasionó daños de importancia en su estructura.

En el Brightn Pier podemos encontrar desde comida callejera hasta bares y actividades para los más pequeños. Está abierto todos los días del año salvo el de Navidad, y la mayor parte de sus atracciones están disponibles hasta más allá de las seis de la tarde, una hora en la que la casi totalidad de tiendas y museos de la ciudad ya han cerrado. Es, por tanto, una buena opción a la que recurrir para pasar las últimas horas del día. En la página web oficial del recinto se pueden consultar las características de cada atracción, así como un mapa para planificar la visita y fotografías con las que hacernos una idea de lo que podremos encontrar dentro. Un público muy variado visita el pier diariamente. En él podemos encontrarnos desde niños compitiendo en juegos de feria hasta mayores que intentan ganarse unos peniques en las diversas máquinas que se agolpan en todo el interior. Su imagen de noche, iluminado y difuso en mitad del mar, es una de las estampas que no olvidará el viajero.