Dublín, historia en la ciudad de la Guinness

Dublín, historia en la ciudad de la Guinness 1

La vieja Irlanda nos espera para introducirlos en una historia única y siempre diferente. Sus acantilados, las playas interminables y el paisaje más verde se hallan en este país que siempre nos sorprende.

Los viajes a Irlanda son cada vez más numerosos por la cantidad de aviones y compañías aéreas low cost que llegan a diario. Un ejemplo es Dublín que está rodeada de museos y edificios que mezclan contemporaneidad con otros estilos.

La capital de Irlanda tiene una población relativamente joven. Se nutre especialmente por turistas durante toda la época del año y de estudiantes de todas las edades que vienen expresamente para estudiar inglés. Algunos de ellos se quedan para trabajar atraídos por una ciudad que nos invade.

A orillas del río Liffey, la ciudad aporta modernidad con barrios como Temple Bar, donde las tabernas son protagonistas. Pero además las galerías de arte, las tienda de moda y vintage y museos se instalan aquí por su gran atractivo bohemio.

Por la tarde, las tabernas ya empiezan a llenarse motivados por los partidos de fútbol que pueden verse en sus grandes pantallas. Los mejores restaurantes donde saborear la mejor cocina irlandesa son precisamente las tabernas. Algunas son antiguas e históricas y aportan un toque de distinción.

Aquí los platos son generosos, abundantes y realmente mucho más asequibles y económicos que en otros restaurantes. La cocina irlandesa la protagonizan las patatas de distintas maneras, las hortalizas, las sopas y los pescados y el Irish stew, con patata y carne muy parecido a un tipo de cocido.

Pero la estrella de las tabernas es la Guinness, la cerveza negra más famosa que hasta tiene un museo propio en la ciudad. Para los amantes de este tipo de cerveza, este museo nos lleva a los misterios de su fabricación, la vista de la ciudad en sus terrazas y su degustación.

Foto: infomatique