Dortmund, ciudad industrial en Alemania

Dortmund, ciudad industrial en Alemania 1

Posiblemente no sea una de las ciudades más bonitas de Alemania, a pesar de su historia y su viejo pasado industrial. Pero Dortmund, situada apenas a una hora en coche al norte de Colonia, y cerca de la frontera con Holanda, es una ciudad cuanto menos curiosa. Fue la ciudad que acogió, durante dos años, a la corte del célebre emperador Barbarroja. Él mismo la reconstruyó a mediados del siglo XII tras un terrible incendio, y aquí se vino a vivir.

Otro dato curioso: en 1220 Dortmund fue declarada ciudad imperial libre, lo que quería decir que no tenía que pagar más impuestos ni verse obligada a reclutar de entre su población soldados para el ejército del Sacro Imperio Romano. Fue a partir de entonces cuando Dortmund comenzó a florecer gracias al comercio de los pueblos de la vieja Liga Hanseática.

La revolución industrial convirtió a Dortmund en una ciudad dedicada a la minería, gracias a sus minas de carbón y de metal. No en vano, uno de los grandes atractivos a visitar en la ciudad es el Museo Industrial de Westfalia Zollern Colliery, una antigua mina de carbón que nos llevará a conocer el trabajo de los mineros de Dortmund en el siglo XIX. Incluso podremos montarnos en una vieja locomotora de vapor a tamaño real.

Además de este museo hay otra serie de visitas que os gustarán, como los castillos restaurados de la ciudad y sus alrededores. Por ejemplo, el Haus Bodelschwingh, construido en el siglo XIII, el Haus Delwig, y el Haus Rodenberg. Dicen que el más importante es el segundo, pero a mí particularmente me gusta más el tercero de ellos. Se trata de ese típico castillo rodeado por un pequeño lago, realmente encantador.

Hoy en día Dortmund es una ciudad moderna, que se mezcla con los viejos edificios del centro histórico. Su antiguo Ayuntamiento, pequeñas calles y plazas en las que conviven viejas iglesias y un pasado histórico y patrimonial de gran interés. Como decíamos al principio, tal vez no sea de las ciudades más bonitas de Alemania, pero sí de esas que merecen la pena al menos un par de días.

Foto Vía Burgen in Westfalen