De museos por Castellón

De museos por Castellón 1

La ciudad de Castellón de la Plana, capital de la provincia homónima de la Comunidad Valenciana, cuenta con una amplia y creciente oferta cultural, además de una variedad de monumentos interesantes que justifican una visita para cualquier viajero interesado en estos temas. Conocidos son edificios históricos como el Ayuntamiento, el Casino Antiguo, el Castell Vell (origen de la actual población), la ermita de la Magdalena, la Concatedral de Santa María la Mayor, El Fadrí (patrimonio nacional), la Basílica del Lledó, la Lonja del Cáñamo y otros muchos.

Sin embargo, vale la pena reservar un céntrico hotel en Castellón también para visitar alguno de sus muchos e interesantes espacios museísticos, entre los que se cuentan instituciones como el Espai D’Art Contemporani de Castelló, centrado en el arte más moderno; el Museu de Belles Arts, que cuenta con valiosas obras, incluyendo varias obras procedentes del taller de Zurbarán recientemente incorporadas; el Museo de Historia Militar, en los antiguos cuarteles; el Museo del Mar, una instalación que recuerda el pasado pesquero de la localidad; el Museo Etnológico, dedicado a la historia y tradiciones de la ciudad o el Aula-Museo Torre dels Alçaments, situado en los vestigios de esta antigua torre del s. XIV. Aquí, además de los restos hallados durante las excavaciones y rehabilitación de las ruinas, también se exponen habitualmente obras de artistas locales.

Capítulo aparte merece el Planetario, único en la Comunidad Valenciana. Situado junto al mar en el Grau, cuenta con unas novísimas instalaciones de última generación especialmente ideadas para la divulgación científica, con salas de proyecciones y conferencias, el centro de información de la Reserva Natural de las Islas Columbretes y, naturalmente, la sala principal en la que se pueden observar eventos astronómicos, exposiciones y proyecciones de contenido científico y divulgativo, no sólo referidas a la astronomía sino también a la física, la paleontología y demás ramas del saber.

Foto: Asier Arco