Conocer Turquía, la joya entre Occidente y Oriente

Foto de Estambul

Muchos son los rincones de nuestro planeta que nos invitan a perdernos para así descubrir todo un mundo lleno de historia, de magia, de gastronomía y de tradiciones antiquísimas. Este sería el caso de Turquía, que ha crecido en los últimos años como destino turístico debido fundamentalmente a que tiene la cualidad de ser una auténtica joya fruto de la mezcolanza entre Oriente y Occidente.Entre los variados viajes a Turquía que encontrarás en el mercado es necesario que optes por todos aquellos que te ofrezcan la posibilidad de disfrutar in situ de sus exóticas playas, sus afamados baños turcos o su rico patrimonio arquitectónico y artístico.

Así, una de las mejores opciones que tienes al alcance de la mano es apostar por uno de los variados viajes a Estambul que se organizan. Y es que esta ciudad, la antigua Constantinopla, no sólo es la urbe más importante del país sino también su corazón, pues ella cuenta con una gran variedad de encantos que enamoran, como sería el caso de sus monumentos:

Mezquita Azul. A principios del siglo XVII fue cuando se llevó a cabo la construcción de esta edificación religiosa que se caracteriza por los azulejos de color azul que tiene en su fachada y por sus seis alminares.
Iglesia de Santa Sofía. Al igual que la anterior, esta edificación ejerce como símbolo de la ciudad. Su espectacular cúpula, considerada una joya de la arquitectura bizantina, es, sin duda alguna, la sorprendente tarjeta de presentación que aquella posee aunque cuenta con otros encantos tales como sus mosaicos o las reliquias de santos que conserva.
• Palacio de Topkapi. A mediados del siglo XV, concretamente en el año 1459, fue cuando se iniciaron las obras de construcción de aquel que se convirtió en el corazón administrativo de lo que fue el Imperio Otomano. Una auténtica maravilla de la arquitectura turca civil es esta donde sobresalen su muralla y su tesoro, compuesto por joyas de gran valor histórico.

Enamorarse de Estambul

Aquellos son los tres monumentos más importantes de Estambul, pero cualquier turista que se precie tampoco debe pasar por alto el conocer otros de los atractivos del lugar:

• Gran Bazar. Uno de los bazares más sorprendentes de todo el mundo es este donde hay que perderse para poder conocer la esencia comercial del país. En él se pueden adquirir desde joyas hasta alfombras pasando por todo tipo de especias.
• Cuerno de Oro. A nivel paisajístico y medioambiental no hay que dejar escapar la oportunidad de descubrir este estuario, situado junto al Bósforo, que divide a Estambul en dos partes claramente diferenciadas.
• Gastronomía. Uno de los encantos que más despierta el interés de los visitantes es la cocina turca pues, respecto a Occidente, se diferencia por el hecho de que hace uso de un amplio número de especias. Entre los platos típicos más significativos se encuentran el lüfer, que es un pescado azul del Bósforo, o el pollo con miel. Todo ello sin olvidar bebidas como el ayran y postres como el baklava, elaborado con frutos secos y miel.

Ankara, otra joya turca

Estambul, como puedes ves, es una de las ciudades que debes visitar tanto si optas por un viaje organizado por ti mismo como por uno de los diferentes circuitos a Turquía que existen. No obstante, en cualquiera de ambos casos tampoco debes dejar de conocer Ankara, la capital del país, pues te ofrece la posibilidad de pasar una estancia absolutamente inolvidable.
¿Cómo lo consigue? Contando con atractivos tan interesantes como los siguientes:

• Monumentos. Amplísimo es su patrimonio arquitectónico aunque de manera irremediable el protagonismo recae en construcciones tales como la Mezquita Haci Bayram, del siglo XV, o el Templo de Augusto. En el año 10 d.C parece ser que fue cuando se puso en pie esta edificación religiosa que tiene la particularidad de que cuenta con una inscripción que se considera que es el testamento del personaje romano que le da nombre.
• Museos. Visitar Ankara lleva irremediablemente a realizar un recorrido por sus centros culturales más significativos pues los mismos cuentan con unas magníficas colecciones de las distintas épocas. Entre aquellos destacaríamos el Anitkabir, que es el mausoleo del primer presidente de la república turca (Mustafa Kemal Atatürk), o el Museo de las Civilizaciones, donde pueden admirarse vestigios pertenecientes al Paleolítico y Neolítico.
• Espacios naturales. Los hermosos paisajes que protegen la ciudad también hay que conocerlos in situ como sería el caso del bosque de Atatürk o Gençlik Park, que además es un lugar perfecto para pasarlo en grande si se viaja con niños ya que dispone de parque de atracciones y pistas de hielo para patinar.

Rincones todos ellos que te enamorarán y que te harán sentir que tu viaje a Turquía es una experiencia inolvidable. Y más aún si aprovechas aquel para conocer otras ciudades importantes y hermosas como Bursa, Esmima o Gaziantep.

Añadir un comentario.

Facebook