Concejo de Lena, algo más que ValGrande-Pajares

Concejo de Lena, algo más que ValGrande-Pajares 1

Una de las atracciones más interesantes de los Picos de Europa en invierno es el esquí, deporte que podremos practicar sobre todo en la estación ValGrande-Pajares, el más completo del territorio. No obstante, pese a que nuestro objetivo primordial sea el esquiar, no podemos dejar de lado el entorno en el que se envuelve esta estación, es decir el concejo de Lena.

Y es que Lena es mucho más que una estación de esquí. El mismo hecho de ubicarse en Asturias ya le da cierto interés, un interés que podremos satisfacer de diferentes maneras, desde conociendo pueblos a caminando por diferentes rutas y hablando con los lugareños mientras se prueba la buena gastronomía local.

Todos aquellos que entren al territorio desde Castilla y León, Lena es el primer concejo que se abrirá ante los ojos. Castilla y León se caracteriza por el típico paisaje amarillo, abierto e infinito, podemos decir que al entrar en Asturias el viaje adquiere cierto hechizo, como un abrirse a un mundo fantástico.

Podemos comenzar la visita por Camponantes, donde la primera parada se situa en el Puente de Fierros, lugar donde se ubica la iglesia de San Martino. Este monumento fue construido primariamente en el siglo XI, pero se reconstruyó en el siglo XVIII. La siguiente parada la podemos hacer en el mismo pueblo de Pajares para visitar la casa de Don Ramón Menéndez Pidal. Otra parada imprescindible, pese a que no vayamos a esquiar es el alto de Pajares, pues nos ofrece una increible panorámica del entorno y podemos realizar diferentes rutas.

Antes decíamos que no se puede disfrutar del concejo de Lena sin probar su gastronomía, y es que sus platos típicos no se dejan escapar ni de la vista ni del paladar una vez los hemos probado. No nos podemos ir de Lena sin antes probar, por ejemplo, los callos, la caldereta de cabrito, el pitu de caleya o los suspiros de Paxares.

En fin, un entorno tremendo que ya dejo impresionado a Ortega y Gasset y nos dejará a nosotros también con la boca abierta al comprobar cómo en pocos kilómetros de distancia se pueden vivir dos paisajes tan distintos y atractivos.

Foto Vía: Sitomon