Cómo moverse en Amsterdam

Cómo moverse en Amsterdam 1

Una de las características de Amsterdam es sin duda sus variadas formas de desplazarse. Si aprovechamos una de las varias ofertas de vuelos Amsterdam que cada poco salen en el mercado, podremos aprovechar al máximo la ciudad si tenemos en cuenta las diversas posibilidades de transporte, esbozo que hoy intentaremos hacer en este post.

Primero de todo hay que tener en cuenta que hay dos tipos de billete o pasaje, la tarjeta OV-Chipkaart y los billetes sencillos. Este último se puede adquirir en efectivo tanto dentro de los autobuses como en los tranvías o en las máquinas automáticas que podemos ver en las estaciones de metro. Todos los viajes tienen validez de una hora, tiempo en el que podemos hacer todo tipo de transbordos en una misma zona.

Los autobuses suelen tener recorridos largos y comunican la ciudad con las zonas periféricas y poblaciones que quedan en los alrededores de Amsterdam. También existen los autobuses nocturnos que circulan entre las 00:30 y 07:30 y tan sólo se puede pagar en efectivo al conductor.

Una de las mejores formas para moverse en Amsterdam es sin duda el metro, una red que cuenta con cuatro líneas que comunican el centro y las zonas periféricas. Suele ser bastante puntual y circula desde las 6:00 hasta las 24:00, por lo que es un medio de transporte bastante interesanta tanto para sus habitantes como para los turistas que tienen muchas cosas que visitar en Amsterdam. Antes de entrar en el metro hay que sellar en las máquinas timbradoras.

Aún así, el Tram o tranvía es seguramente la forma más eficaz de trasladarse por Amsterdam. Se trata de un excelente servicio que cubre gran parte del centro y periferia de la ciudad. El acceso se realiza por la puerta del conductor o por la puerta trasera. Para comprar el billete podemos buscar una ventanilla. Hay que tener en cuenta una cosa, y es que las paradas indicadas mediante cartel electrónico no siempre coinciden con las calles a las que corresponden

El transporte rey en Amsterdam, pero, es la bicicleta. Sin duda la manera más fácil, ágil y rápida de moverse por la ciudad. La ciudad se halla totalmente preparada para este medio de transporte y el uso que de ello hacen los lugareños puede parecer hasta excesivo. Para alquilar una bici tendremos que presentar documentación y dejar un depósito.

En cuanto a los taxis, no son muy aconsejables pues tienen un precio bastante elevado por recorrido. Como siempre y en todas partes del mundo, se recomienda preguntar previamente por la tarifa del destino.

Foto Vía:flickr