Comer en Milan. Pizzerías con historia

Comer en Milan. Pizzerías con historia 1

Milán es una ciudad de excesos. Un paseo por las calles comerciales situadas en los alrededores de Duomo (la catedral) o de las galerías Vittorio Emanuele nos mostrarán tiendas de diseño y tendencias con precios astronómicos: zapatos por más de mil euros, calzoncillos por trescientos cincuenta o relojes con precios de más de seis cifras. Tanto si vas con mochila, o como la mayor parte de mortales, o si pretendes darte el homenaje de tu vida o deslumbrar a tu pareja te hago dos recomendaciones.

El deslumbrante Restaurante GOLD, o lo que es igual, el restaurante de moda de Dolce&Gabbanna. Dos plantas, la superior con un reservado tan exclusivo que difícilmente podrás conseguir una de las pocas mesas. Pero date con un canto en los dientes y una gran sonrisa de satisfacción si puedes cenar en la planta baja, en el bistrot, donde todo se sale de lo normal e incluso de lo más exclusivo. Además, si llegan los invitados de la planta superior los verás pasar junto a ti. Estarás en todo momento rodeado de los personajillos más selectos de Italia y del mundo de la moda, el arte y el cine. ¿Y la comida? Bien, muy bien teniendo en cuenta dónde estamos y con una aceptable relación calidad precio. Por unos sesenta euros por persona podemos comer rodeados de lujo y con una cocina creativa que lleva ingredientes selectos de máxima calidad y sin olvidar la cocina italiana. En temporada podremos encontrar la trufa blanca coronando un gran plato de fresca pasta, una deliciosa exquisitez que en cualquier otro restaurante español tendría incluso precios superiores.
Y si vamos con un presupuesto muy ajustado siempre podemos acercarnos a tomar un café o simplemente cotillear.

Comer en Milan. Pizzerías con historia 2

La otra recomendación de restaurantes en Milán es accesible a todos los bolsillos y está especialmente dirigida a los enamorados de la pizza. PRINCI es toda una institución en Milán. Tiene varios establecimientos pero nos será de utilidad el que está justo al lado del Duomo, en la Vía Speronari, 6. Es una panadería tradicional que emplea ingredientes básicos de calidad y que luego pasa por un horno de la leña. La pizza es la de masa gruesa (al contrario que en Roma, donde las pizzas son de masa delgada) y es sus largas vitrinas encontraremos combinaciones para todos los gustos. Lo normal es comprar las porciones que nos apetezcan y luego comerlas en el hotel, en la calle o en una diminuta barra dentro del propio establecimiento.

¡Qué aproveche!.