Comer en Casablanca

Comer en Casablanca 1

Hay una gran variedad de restaurantes en Casablanca, desde los que apuestan por la cocina local y tradicional como los que abren su abanico a cualquier cultura gastronómica. Yo en mis viajes siempre procuro probar lo autóctono. Es una manera más de hacer turismo, saboreando los platos propios de la tierra. Y, ni que decir tiene que la cocina marroquí es exótica y deliciosa.

Si reserváis vuestros vuelos baratos a Casablanca me gustaría recomendaros algunos de los lugares más interesantes para conocer en la ciudad. Al menos de ellos nos llevamos una grata impresión y un buen recuerdo.

Empezamos nuestras recomendaciones por el Restaurante Le Cigale, situado en el Boulevard Brahim Roudani. Más que restaurante podríamos concebirlo como un bar, ya que suele estar bastante concurrido y bullicioso, por lo que no es muy ideal que digamos para una velada romántica, pero sí para comer a un precio bastante asequible.

A Le Cigale le sigue El Café Maure, ubicado en el Boulevard Almohades, otro local bastante asequible y alejado un poco del centro turístico. Su localización es magnífica, rodeado de bellos jardines. Sus especialidades son los mariscos y las ensaladas, de las mejores que se pueden probar en la ciudad.

La exquisita cocina marroquí la encontraréis en el Restaurante La Fibule, situado en el Boulevard de La Corniche. Un restaurante con preciosas vistas al mar y un menú formado por platos marroquíes y libaneses. La Fibule es uno de esos restaurantes que recomiendan todos los lugareños, tanto por su calidad como por su carácter íntimo y distinguido.

En el mismo Boulevard de la Corniche, que por cierto es la principal zona de ocio y vida nocturna de la ciudad, encontramos el Restaurante Mystic Garden, un restaurante especial que ofrece a sus clientes una cocina de fusión entre lo asiático y lo francés. El ambiente es moderno y muy elegante, algo que lo sabe diferenciar de los restaurantes tradicionales.

Hablando de cocina francesa, si tenéis ese gusto en Casablanca nada mejor que ir a comer a la Brasserie La Bavaroise, situado en la Rue Allah ben Abdellah. Es uno de los restaurantes más caros de Casablanca, eso sí. Alta cocina, especialmente de platos franceses, pero exquisitamente elaborados. Es el local para darnos el pequeño capricho en Casablanca.

En Marruecos, además del almuerzo y la cena, hay que tener muy en cuenta sus dulces y su repostería en general. No es de extrañar que el desayuno sea un momento muy importante para cualquier lugareño o buen turista que se precie. Para ello pasaros por la Patisserie de l’Opera, en el Boulevard del 11 de Enero, que cuenta con una gran selección de desayunos y pasteles hechos a mano, o bien por la Patisserie Bennis Habous, situada en el Barrio de Habous, que cuenta con algunos de los dulces más exquisitos de Casablanca.

Foto Vía Tripadvisor