Cesky Krumlov, una gran joya checa

Cesky Krumlov, una gran joya checa 1

 

Si después del verano ya estamos pensando en otro viaje y mirando billetes de avión, una de las recomendaciones dentro de Europa es la República Checha. Los billetes con este destino suelen ser de lo más barato y más allá de Praga podemos encontrar lugares increiblemente bellos.

Si alquilamos un coche, uno de los destinos que podemos elegir es Cesky Krumlov, una de las grandes joyas arquitectónicas del país. Su importancia no ha pasado desapercibida tal como lo demuestra su inclusión en el catálogo de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO hace ya casi 20 años.

A orillas del desconocido pero hermoso río Moldava, entre sus curbas, se fue construyendo a lo largo de la historia un conjunto único de edificios municipales, la mayoría en el prolífico siglo XVI, así como el complejo del castillo y el palacio. Este complejo es el segundo complejo palaciego de República Checa después del Castillo de Praga, ahí es nada.

Aquí residió históricamente la familia noble de los Rozmberk. La zona posee muchos palacios y rincones interesantes, algunos incluso famosos. En este complejo está la sala de Mascaras, el teatro baroco único que hace poco se reabrió al público. También encontraremos hermosos jardines con la fuente rococó, el interesante palacio Bellaria y un escenaio móvil donde se realizaban las funciones teatrales de verano.

No obstante, el edificio más conocido e importante de Cesky Krumlov es una iglesia. Se tata de la iglesia de San Vito, sin dud la obra gótica más valuosa de la Bohemia del Sur.

El ambiente de la ciudad no se queda atrás y la movida cultural del lugar es uno de los más importantes de República checa. Aquí se celebra el Festival Internacional de la música, el de la música antigua, así como las Fiestas de la Rosa de Cinco Pétalos y diversas exposiciones temporales interesantes en el Centro de Egon Schiele.

Foto Vía: Czechtourism . com