Catedral de San Basilio en la Plaza Roja de Moscú

Catedral de San Basilio en la Plaza Roja de Moscú 1

 

La catedral de San Basilio es uno de los monumentos de Moscú que no nos podemos perder si vamos de vacaciones Moscú. Se trata seguramente de la catedrale más vistosa y espectaculares de la ciudad, tanto por su estructura como por su ubicación, en uno de los extremos de la plaza roja. No en vano es el icono más representativo de Mocú desde siglos atras y también Patrimonio de la Humanidad desde 1990.

Su exterior ya es mundialmente conocido, por lo que no necesita mucha presentación. Es su interior la que guarda el misterio, ya que un exterior tan hermoso ha de tener un interior que le corresponda.

El templo fue levantado por Iván el Terrible para celebrar la victoria sobre la ciudad de Kazán el año 1552. De hecho, según cuenta la leyenda, el Zar quedó tan impresionado por la obra que ordenó que se le arrancaran los ojos a Postnik Yakolev, el arquitecto que diseño este hermoso edificio.

El interior del templo se encuentra llena de iconos como por ejemplo santos pintados sobre tablas y recubiertos de pan de oro, mosaicos y pinturas sobre la historia y escrituras sagradas. Algunas de las representaciones pintadas son un tanto violentas como aquellas que representan asesinatos o degollaciones, aunque no son la única cosa a visitar. También podemos percibir el descanso de los huesos del Santo Loco, nombre que se le dio a Basilio el Bienaventurado. Llegar a algunas de las salas es en sí una aventura. Tendremos que pasar por escaleras empinadas y pasillos estrechos. Este es también el decorado que nos llevará a subir a la altura de las conocidas y coloridas cúpulas con forma de bulbo.

Una cosa curiosa, desde dentro se percibe un espacio mucho más pequeño de lo que se percibe por fuera. Esto se debe a que sus paredes son muy anchas, necesario para soportar las bajísimas temperaturas que esta zona de la ciudad aguanta.

En fin, uno de los símbolos de Moscú es también uno de los lugares más atractivos, misteriosos y entretenidos de la ciudad. Una visita imprescindible si vamos a Moscú.

Foto Vía: Román Emín