Catania, joya del barroco siciliano

Catania, joya del barroco siciliano 1

Sicilia nos ofrece un sinfín de lugares atractivos que visitar, desde su capital, Palermo, hasta cualquiera de sus otras ciudades, casi todas llenas de historia y monumentos de todas las épocas que harán que nuestra visita a esta extensa isla mediterránea sea toda una experiencia. Actualmente, existen numerosas compañías que ofrecen vuelos a Catania realmente económicos durante todo el año, algo que podemos aprovechar para visitar esta espléndida población de la costa oriental de Sicilia, al pie del volcán Etna.

Catania es la segunda ciudad más grande de la isla y ofrece, además de numerosos atractivos turísticos, una dinámica actividad y una vida nocturna variada y entretenida. Su centro histórico, protagonizado fundamentalmente por la arquitectura barroca, es Patrimonio de la Humanidad. En 1693 sufrió las consecuencias de un gran terremoto que hizo necesario reconstruirlo casi totalmente. No obstante, la belleza de los edificios construidos desde entonces, profusamente adornados con estatuas, columnas y elementos decorativos, han conseguido hacer de la ciudad un punto de visita obligada para cualquier viajero interesado en esta época.

Si disponemos de poco tiempo, algunos de los lugares que no podemos perdernos son: la Catedral o Duomo de Sant’Agata; la plaza del Duomo, en la que destaca la Fuente del Elefante, símbolo de la ciudad; la Via Etnea, eje comercial principal de la ciudad; la Piazza Stesicoro; el Castello Ursino; el Anfiteatro romano; el Palazzo Biscari o la iglesia de San Niccolò.

Sin duda, uno de los atractivos de la ciudad es el Etna, a cuya cima nos acercan distintas combinaciones de transporte público, y que permite realizar una corta excursión de un día por sus preciosas laderas, disfrutando de panoramas espectaculares de toda Sicilia oriental. En las cercanías de Catania también encontramos poblaciones atractivas si disponemos de tiempo para visitar los alrededores, como la ciudad medieval de Taormina.

Foto: Gnuckx