Casas y Palacios en Lima

Casas y Palacios en Lima 1

 

Perú siempre ha sido un destino un tanto desconocido más allá del Machu Pichu. No obstante, si conseguimos uno de los vuelos baratos a Lima tenemos que saber que hay cosas que ver más allá de este destino preferencial. Si vamos al Perú, además del Machu Pichu también podemos disfrutar de su capital, Lima, y conocer diversos lugares de interés en ella.

Uno de los recorridos que podemos hacer en Lima tiene que ver con sus casas y palacios. Podemos realizar un paseo conociendo las casas más emblemáticas de la ciudad. Por ejemplo, podemos visitar la Casa Aliaga, levantado sobre el adoratorio del curaca Taulischusco, perteneció a Jerónimo de Aliaga, el cual recibió dicho terreno del mismo Francisco Pizarro. De hecho, aún hoy, el lugar es habitado por los descendientes del conquistador, caso único en Perú.

También podemos visitar la Casa de Pilatos, una de las edificiaciones más antiguas de Lima. Fue levantada en el año 1590 por el jesuita Portillo y su nombre se debe a la similitud entre esta casa y la conocida Casa de Pilatos de Sevilla.

Otra de las casas interesantes de visitar en Lima es la Casa Goyeneche o Rada, uno de los primeros edificios limeños con influencia francesa, levantada a mediados del siglo XVIII. Hoy en día aún conserva su composición tradicional, de la que podemos destacar sus balcones y puertas, muy típicas de la época.

Si vamos a ver Palacios en Lima, quizás el más bello es el Palacio de Torre Tagle, construido a principios del siglo XVIII y considerado una auténtica obra de arte de la arquitectura limeña. Este edificio que hoy alberga el Ministerio de Relaciones Exteriores nos enseña aportes de la arquitectura criolla, mora, asiática y andaluza, que sorprendentemente encajan a la perfección. Los elementos que más destacan son la portada de piedra y dos balcones tallados.

Por último, otro edificio que no podemos dejar de visitar es el que en su momento fue la sede del Tribunal del Santo Oficio, es decir, de la Inquisición. Su atracción es más bien morbosa, pero no podemos dejar de admirar su pórtico neoclásico un salón principal tétricamente hermoso, con techo de madera tallada.

En fin, como vemos a Lima no sólo se va de paso al Machu Pichu sino que posee muchas cosas que ver, es una ciudad que bien merece una visita profunda.

Foto Vía: cspruit