Capital de Madeira, Funchal

Capital de Madeira, Funchal 1

Funchal es la capital de la isla portuguesa más turística, Madeira, y como curiosidad podemos comenzar por decir que su nombre deriva de “funcho”, que significa hinojo, lo cual daba un olor muy característico a la ciudad. Además, como masa rocosa en medio del Océano es todo un enigma y la mitología dice que Neptuno fue el creador de la isla mediante una mezcla de lava y sal, aunque aún no se haya encontrado ningún resto de volcán.

La  ciudad cuenta con muchos de los hoteles en Madeira. Con sus poco más de cien mil habitantes, un tercio de la isla de Madeira, se encuentra abrigada por la bahía de mismo nombre y un clima un tanto húmedo y cálido, lo cual lo acerca más a un estilo tropical que mediterráneo. A pesar de nacer a la altura del mar, la ciudad incluso llega a alcanzar 1.200 metros de altura y, aunque resulte extraño, no es costoso caminar por sus calles apreciando vistas y sintiendo aromas.

La joya de toda la isla y especialmente de Funchal es la Catedral de Se, acabada en 1514 por el arquitecto Gil Eanes. Otro de los lugares más interesantes lo veremos en la fortaleza de Saniago, del siglo XVI y donde en la actualidad se encuentra un interesante museo del arte contemporáneo. Dos de los lugares más paradisíacos, espectaculares y atrayentes son los jardines, donde destacan el de Blandy’s Garden a las afueras y el jardín que acoge el Museo Quinta das Cruzes, que alberga restos arqueológicos de los primeros habitantes de la isla.

A lo largo de los siglos, la capital de Madeira ha sido el lugar preferido de muchos personajes históricos para pasar periodos de relax y tranquilidad. Entre ellos podremos destacar el marino James Cook, el bucanero Capitán Kidd, el Archiduque de Austria Carlos, la emperatriz Sissi y el ex primer ministro inglés Churchill.

Así pues, Funchal es sin duda una de las joyas turísticas y enigmáticas de Portugal, lugar donde podemos ir de vacaciones tanto en verano como en invierno y donde siempre nos esperará un destino acogedor y relajante.

Foto Vía: Jónsson