Calas de Salou

Calas de Salou 1

 

Salou, conocida sobre todo por los miles de turistas extranjeros que lo visitan cada año y por su proximidad con Port Aventura, también posee remansos de paz y relajación. Pero hay que buscarlos y no siempre son lo que uno se piensa. Si estamos en uno de los hoteles en Salou y queremos alejarnos del bullicio de las playas principales, aquí proponemos algunas calas interesantes.

La cala Llengüadets es una de ellas. Rodeada por la naturaleza, se trata de una pequeña playa con arena fina y entrañables aguas transparentes y poco profundas. Como el mismísimo paraíso. El acceso a ella sólo se puede realizar a través del Camino de Ronda que lleva al Faro de Salou y a pié. También se puede acceder a través de la calle Torrassa.

Otra cala entrañable es la Cala Penya Tallada, una pequeña pero hermosísima playa de gran belleza natural que se ubica entre la punta Roja y la pared rocosa conocida como la Penya Tallada. Posee tan sólo 125 metros de longitud y podemos acceder al lugar a través de la calle de la Penya Tallada.

La tercera opción de calas en Salou es la Cala Font, una de las pequeñas playas que se encuentran en uno de los tramos rocosos más escarpados de Salou. Aún así, en la playa podremos encontrar arena fina y un hermoso estar entre rocas. De hecho se trata de uno de los mejores lugares de Salou para realizar snorkel pues sus aguas tranquilas nos permitirán disfrutar del fondo marino y las numerosas especies de animales que habitan en la costa mediterránea.

Por otro lado, la Cala Vinya es quizás la cala más urbana de Salou. Se trata de una cala semiurbana de aguas claras que también es conocida como Cala Pinetell. Lo podemos encontrar cerca, de hecho a continuación de la Cala Font, en la zona turística conocida como el Cap Salou y muy próxima a algunos establecimientos hoteles. Podremos acceder a Cala Vinya a través de la calle de les Dunes.

Por último, nuestra recomendación recae en la Cala Crancs, la playa más al levante de todos los que forman la costa de Salou. Ubicada en el extremo más alejado del casco urbano, por ello también es el más tranquilo, sensación al que ayuda el estar flanqueado por rocas pobladas de vegetación. Posee una arena muy fina que se va endureciendo en cuanto nos vamos adentrando en el agua. De hecho, la misma entrada al mar tiene un desnivel suave, por lo que sus tranquilas aguas son ideales para bañarse.

Foto Vía: Machin