Budapest, monumental y asequible

Budapest, monumental y asequible 1

Budapest, la capital de Hungría, es considerada con toda justificación una de las ciudades más bellas de Europa. No en vano, su centro histórico forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Sin duda, el alma de esta maravillosa ciudad está en el Danubio, el río que la atraviesa y ejerce de unión entre las dos antiguas ciudades que, unidas, le dan nombre.

Una de las escenas más reproducidas en postales y preferidas por los visitantes es, como no podía ser de otra manera, el paisaje monumental de los bellos edificios de la ciudad reflejados en el agua del Danubio. Sus puentes forman parte de un cuadro vivo que los turistas admiran y del que los habitantes de Budapest se enorgullecen desde los tiempos en que era capital del gran Imperio Austro-Húngaro.

El palacio real y las calles medieveles de la zona de Buda, con ecos del pasado más brillante de Hungría, contrastan con la vitalidad y espíritu joven de Pest, lugar donde se concentra la mayor parte del comercio y el ocio nocturno de la ciudad. El Puente de las Cadenas, construido en 1849, la Iglesia de Matías y la fantástica arquitectura de su centro histórico hacen que merezca la pena escaparse de la rutina unos días, organizar un viaje a Budapest y disfrutar de toda su variedad monumental, llena de reminiscencias de un pasado glorioso.

El Bastión de los Pescadores ofrece las mejores vistas de Pest y el río, la Iglesia de María Magdalena y el Museo de Historia Militar. Pero no todo son atracciones turísticas en Budapest, también ha de quedarnos tiempo para visitar los enormes atractivos de su oferta comercial. Aquí podemos encontrar, por lo general, una gran variedad de productos de todo tipo a precios razonables, además de mercadillos plagados de objetos antiguos y curiosos.

Foto: Patrick Nouhailler