Bruselas, mucho más que la capital de Europa

Bruselas, mucho más que la capital de Europa 1

Bruselas suele ser vista, generalmente, más como sede de las principales instituciones europeas que como destino turístico. Sin embargo, en la actualidad, y gracias a la amplia disponibilidad de vuelos baratos a Bruselas y a una más que correcta oferta hotelera, cuesta muy poco acercarse a la capital política de la Unión Europea para realizar una corta escapada o pasar unas semanas disfrutando de sus muchos atractivos para el visitante.

Por su tamaño y población reducidos, en comparación con otras capitales del continente, resulta muy acogedora y fácil de recorrer sin grandes desplazamientos. La oferta cultural y artística es notable, contando con museos como el dedicado a Victor Horta, los de Bellas Artes o el de Instrumentos Musicales, además de contar con múltiples muestras de arquitectura, en un ecléctico recorrido entre el gótico civil, el Art Nouveau y Art Deco, y el estilo contemporáneo que salta a la vista, sobre todo, en los modernos edificios oficiales.

La llamada «ciudad baja» ocupa gran parte del centro, destacando en ella la Grand-Place, con su magnífico Hotel de Ville (s. XVI) y los antiguos edificios gremiales. A corta distancia de la plaza encontraremos el símbolo tradicional de Bruselas, el Manneken Pis. También son de obligada visita la Bolsa, las plazas de la Monnaie y des Martyrs, las Galerías reales Saint-Hubert y el barrio Marolles, plagado de anticuarios, galerías de arte y acogedores restaurantes y cafés.

En la «ciudad alta» llaman la atención el barrio Sablón, el Palacio de Justicia, la Catedral de Saint Michel y el Palacio y Parque Reales. En el barrio europeo se encuentran las sedes del Consejo de la UE, la Comisión Europea y la OTAN, entre otras instituciones, además del archiconocido Atomium, monumento que forma parte del perfil de la ciudad desde hace ya décadas, conformando, con toda probabilidad, una de las postales urbanas más reconocibles de Europa

Foto: loop_oh