Ávila, toda una ciudad-monumento

Ávila, toda una ciudad-monumento 1

Ávila es quizás una de las ciudades españolas más interesantes gracias a sus monumentos. Además, es una ciudad perfectamente preparada para el turismo, los hoteles en Ávila nos brindarán la oportunidad de pasar una estancia tranquila, relajada en una ciudad donde pasaremos las horas caminando, paseando, disfrutando.

En esta ciudad se encuentran el arte, la historia, el patrimonio, la fiesta, la mística y la naturaleza para hacer de todas ellas un solo conjunto, una sola vida y un solo lugar. Se trata de una ciudad antigua, medieval, donde las tres culturas aún perviven en el ambiente.

Casas, palacios, templos y cómo no, las murallas, configuran un patrimonio artístico interesantísimo a lo largo de toda la ciudad, todo ello gracias a un pasado donde las diferentes culturas convergieron con gran profusión monumentística.

La imagen de una Ávila medieval viene dada por las murallas, que en el caso de estas ciudad son mucho más que algo simbólico, representa el monumento que explica la ciudad y la delimita, la configura en sus márgenes. Fue en el siglo XVI cuando la ciudad vivió su máximo esplendor, época en la que la arquitectura tanto civil como religiosa supo aunar las ansias culturales de toda una ciudad. Cerca de las treinta casas aún conservadas confirman que aquí la nobleza fue poderosa y la actividad constructiva tuvo su peso a lo largo del siglo XV y XVI.

Pero no todo se queda reducido a la construcción. En el siglo XVI, Ávila fue una ciudad mística, mejor dicho, la ciudad de la mística, donde la máxima exponente de esta época es Teresa de Cepeda y Ahumada, más tarde Teresa de Ávila, de la cual podremos conocer más gracias al itinerario teresiano que recorre su vida y obra.

La ciudad castellana es también una ciudad de fiestas y tradiciones, la mayoría de ellas proceden del carácter religioso, pero a ninguna le falta su matiz pagana.

En fin, si queremos ir a Ávila, más vale que nos lo tomemos con calma y disfrutemos de su estancia con cada detalle y cada rincón, pues Ávila es ciudad en su conjunto y en su particularidad.

Foto Vía: Truor