Aquisgrán, la ciudad de Carlomagno

Aquisgrán, la ciudad de Carlomagno 1

Nada más llegar te das cuenta que estás ante una de las ciudades con más historia de Europa. Su nombre ya de por sí impresiona, Aquisgrán, aunque en los carteles de la zona podáis leerla como Aachen. Situada al oeste de Alemania, fue una de las grandes ciudades relacionadas con el emperador Carlomagno.

Para llegar la mejor manera es reservar vuestros vuelos Colonia, ya que su aeropuerto está apenas a 65 kilómetros de Aquisgrán. Sencillamente hay que venir hasta aquí para admirar la belleza pétrea de su catedral, mandada construir por el propio Carlomagno en el siglo VIII. Allí mismo se conservan importantes reliquias del emperador, además de un manto de la Virgen María y los pañales del Niño Jesús.

Para muchos esta ciudad es la cuna de Europa, la principal residencia de Carlomagno, el gobernador que dominaba Europa. Sede de reyes y emperadores, es extraordinario pasear por su centro histórico, visitando la catedral, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Ayuntamiento y sus antiguas casas nobiliarias, además de la curiosa y exquisita Fuente de Elisa.

La Catedral de Aquisgrán es el gran símbolo de la ciudad. Está formada por diferentes construcciones, como la Capilla Palatina, construida en el siglo VIII, muy fácil de ver por su forma octogonal, el Westwerk, situado al oeste, de los siglos XIV al XVII, y la preciosa torre del siglo XIX.

En su interior debéis visitar sin duda el coro gótico, situado en la Capilla Palatina, y que se mandó construir para albergar los restos de Carlomagno, las capillas laterales, el trono sobre el que se coronaba a los emperadores del Sacro Imperio Germano, el Tesoro, y cómo no, el Sarcófago de Proserpina, donde se hallaba enterrado Carlomagno hasta 1813. Ahora sus reliquias están en el Karlshrein, el relicario de plata dorada, situado en el coro gótico.

El Ayuntamiento o Rathaus, de estilo gótico, es una obra de arte. La fachada, con las cincuenta estatuas de los emperadores, os impresionará. Si tenéis la oportunidad de visitar el interior, no olvidaros del Reichsaal o salón imperial, donde fueron coronados numerosos monarcas. Junto al Ayuntamiento se halla el Restaurante Postwagen, que data de 1657, y delante la Karlsbrunnen, o estatua de Carlomagno.

Tenéis que daros un paseo por el centro histórico de Aquisgrán para ver algunas casas señoriales, como la Casa de Loewenstein, frente al Ayuntamiento, además de la Grashaus, que data del siglo XIII. Además veréis la célebre Fuente de Elisa, y en la cima de la ciudad algunos restos de la vieja fortificación medieval, con la Ponttor y la Marschiertor, torres del siglo XIII.

Foto Vía Great Archaeology