Andorra, mucho más que turismo de esquí

Andorra, mucho más que turismo de esquí 1

Muchos asocian a Andorra exclusivamente con el turismo de invierno y esquí. Eso está muy bien, pero sería quedarnos muy muy cortos con la gran variedad de escenarios y posibilidades turísticas que el principado nos ofrece. ¿Alguna vez habéis visto al menos fotos de los paisajes naturales de Andorra?.

Si fuera así, con este simple detalle, ya descubriríais que Andorra es mucho más. Situada en pleno corazón de los Pirineos, un buen enclave hace mucho, así que perderse un fin de semana en uno de los estados de Europa más pequeños resulta hoy en día toda una delicia. Porque, ¿qué queréis hacer en Andorra?. Aquí tenemos para todos los gustos.

Porque seguro que sois muchos los que no os habéis aventurado aún en Andorra por el hecho de pensar que hasta aquí sólo vienen los más atrevidos. Otro clásico error. Andorra es un lugar ideal tanto para los que buscan emociones fuertes como para los más relajados. No todas las actividades tienen que ser las mismas, ¿no?.

Imaginaros empezar vuestro fin de semana con una cenita romántica en el Palau de Gel, a más de dos mil metros de altura, rodeados de una naturaleza fascinante, para luego pasear por la pista de hielo y respirar aire puro. También hay emociones para los más inquietos, como una ghymkana nocturna o una partida de hockey.

Al día siguiente nada mejor que una emocionante carrera de trineos o, más allá, disfrutar del trikker ski, un modelo adaptado con tres mini esquís. Ah, que sois turistas de relax… Pues en Andorra hay todo un paraíso para vosotros con la sesión de spa que podéis disfrutar en Caldea. Cosmética biológica, masajes corporales, tratamientos… y todo ellos rodeados del sabor sugerente de la mejor naturaleza.

Una de las noches del fin de semana tenéis que dedicarla a salir por Andorra. ¿Creíais que en Andorra no se sale?. Pues encontraréis bares, pubs, restaurantes, discotecas, cines, teatros, boleras, bingos… ¿alguien da más?.

Por último, el domingo podemos dedicarlo a dos actividades sumamente interesantes. Una de ellas es el tobotronc en naturlandia, un tobogán de algo más de cinco kilómetros, que se recorre en un trineo biplaza controlado por vosotros.

La segunda de las actividades, especialmente dedicada para los más aventureros, es el speedride, que, en resumidas cuentas, es sobrevolar en parapente, y combinando con el esquí, las pistas de Andorra, descubriendo un paisaje único en el mundo.

No sé si después de todo esto algunos seguís pensando que Andorra sigue siendo un destino exclusivamente de esquí. A mí particularmente no me lo parece en absoluto. Andorra es mucho más, y su entorno natural os esperan.

Foto Vía Nevasport