Aman, entre la tradición y la modernidad

Aman, entre la tradición y la modernidad 1

 

Si vamos de vacaciones Jordania, no podemos dejar de visitar Aman, una ciudad construida sobre la arena del tiempo y capital del país. Se trata de una ciudad increible llena de contrastes, una de las tantas ciudades de Jordania que mezcla lo antiguo con lo moderno. Y es que Aman se sitúa en un lugar estratégico, entre el desierto, un área de colinas y en el valle fertil del Jordán.

Uno de los lugares más concurridos en Aman es el centro comercial de la ciudad, donde podremos ver lujosos hoteles y restaurantes, boutiques y galerías de arte, aunque no faltan talleres de artesanía y cafeterías de toda la vida. Debido a la prosperidad de los últimos tiempos y a un clima templado, además de las obvias causas económicas, la mitad de la población de Jordania vive en el área de aman. Y aunque ello pueda parecer o darnos la imagen de una ciudad superpoblada y llena de ruido y humo, sólo el centro se lleva ese honor. Los barrios residenciales estan perfectamente alineadas y se flanquean por bonitas casas blancas, casas levantadas con la piedra local.

Si vamos al centro de Aman, veremos dónde nació y se desarrolló Aman. Se trata del lugar más antiguo y tradicional de la ciudad. De hecho es la principal atracción de la ciudad, y es que entre sus callejuelas encontraremos todo aquello que queramos encontrar, desde pequeños comercios que producen y venden de todo hasta la gente más variopinta de jordania, desde utensilios del hogar hasta elegantes piezas de joyería.

Podemos decir que los habitantes de Amán son multiculturales, hospitalarios y multiculturales, por lo que encontraremos una gran diversidad entre sus gentes. Nos sorprendrá cómo reciben al viajero, siempre dan la bienvenida y muchos de ellos están muy orgullosos de su fascinante ciudad.

Para acabar un consejo. Muchos de los taxis de Amán no tienen taxímetro, por lo que la tarifa se suele negociar con el taxista una vez se llegue a destino. Como en todas las ciudades lo recomendable es negociarlo antes de subirse. Además, los taxistas no tienen costumbre de llevar cambio, por lo que se aconseja llevar encima billetes pequeños o monedas.

Foto Vía: Producer