Altea, playa y montaña

Altea, playa y montaña 1

Altea, población situada en la provincia de Alicante, es uno de los lugares más adecuados para ir de vacaciones en familia o pareja. Se trata de una tranquila localidad donde podremos mezclar mar y montaña, relax y deporte. Además, no encontraremos ningún problema para buscar alojamiento en cualquiera de los hoteles en Altea si lo reservamos desde ya.

A lo largo de los 8 kilómetros de costa que posee Altea, nos encontraremos con diversas zonas de playa, calas y acantilados, una costa diversa, bonita y atrayente sin duda. Sin duda, el paisaje de Altea está determinada o se configura a partir del impresionante Morro de Toix, la cual cierra la bahía por la zona norte del municipio. Si vamos hacia el sur, la playa de Mascarat nos ofrecerá un espacio de tranquilidad y diversión familiar, pero si lo que necesitamos es tranquilidad para estar junto a la pareja, lo mejor es ir hacia las calas de la Barreta y La Solsida, las dos semi-salvajes y de finos cantos que invitan a una estancia romántica que incluye un baño en sus cristalinas aguas.

Si no son de nuestro agrado, podemos seguir hacia la cala de La Olla, en frente de la Isla, o sino hacia la grande y relajada Cap Negret, donde desemboca el río Algar. Quizás la más visitada sea la céntrica playa de la Roda, con la Bandera Azul que certifica su calidad y servicio de parking, bar, restaurante, etc., es decir una playa completísima.

Finalmente podemos dar un paseo por el Puerto pesquero y el Club Náutico, donde se abre la amplia Playa de Cap Blanch, donde no encontraremos dificultades para aparcar y donde podremos comer en una de las zonas de restaurante que se sitúan cerca de la Playa de Albir.

Si lo nuestro, en cambio, es el caminar, podremos recorrer varios senderos que discurren por los seductores horizontes de Bérnia, lugar de hermosos paisajes y bella naturaleza.

En fin, un lugar perfecto para pasar unas tranquilas vacaciones y realizar diversas actividades.

Foto Vía: Josemanuel