Alba Iulia, un viaje a la historia de Rumanía

Alba Iulia, un viaje a la historia de Rumanía 1

¿Desconocida?. Pues sí, quizás un poco, desgraciadamente. El turismo no es que venga en masa a Rumanía, la verdad. Y eso que es un país con grandes atractivos por disfrutar, más si cabe cuando apenas han sido descubiertos. Sin embargo, para eso estamos nosotros precisamente, para llevaros hasta aquellos rincones menos turísticos.

Menos turísticos, sí, pero de enorme belleza e historia. Hoy nos situamos a unos 330 kilómetros al noroeste de Bucarest para visitar la histórica ciudad de Alba Iulia, en el corazón de la fascinante Transilvania Es de esas ciudades pintorescas que duerme a lo largo de un río, en este caso en el Mures.

¿Qué es lo mejor que podemos hacer en Alba Iulia?. Pues, para ser sinceros, lo mejor es pasear, pasear y pasear. Su centro histórico está lleno de lugares muy interesantes, como la Iglesia Michel le Brave, de finales del siglo XVI. Toda la ciudad está sumida dentro de una vieja y antigua fortaleza.

Tras de sus muros tenemos la Catedral de Alba Iulia, construida en el siglo XIII, y que alberga los restos de la reina Isabel de Hungría, junto a su hijo Ioan Segismundo, además de la Biblioteca Bathyaneum, que en sus orígenes fue una iglesia barroca, aunque desde 1780 es una de las bibliotecas más curiosas del mundo, con una gran colección de manuscritos y libros raros.

Hay que seguir paseando para visitar el Palacio Apor, construido en el siglo XVII, así como el Palacio del Príncipe Palatul, antigua residencia de Miguel el Valiente. Este último edificio es uno de los más ricos de la región, adornado con frescos y escaleras de mármol. Justo frente a la entrada del palacio se halla la estatua de Miguel el Valiente.

Otro lugar a visitar en la ciudad es el Museo de la Unificación, inaugurado en 1968, aunque el edificio es de mediados del siglo XIX. Este museo reúne en sus salas diferentes objetos que formaron parte de la Unificación rumana, de ahí su gran valor y su interés histórico.

A Alba Iulia se la conoce en Rumanía sobre todo ya que fue en su catedral donde, el 15 de octubre de 1922, se coronaron a los primeros reyes rumanos tras la unificación, Fernando I y María.

Desde ahora espero que para vosotros sea también conocida como una de las ciudades con más historia de Rumanía y de la Europa del Este.

Foto Vía Rri.ro