Aguas termales en Caldea

Aguas termales en Caldea 1

Andorra es un país sorprendente y atractivo por su naturaleza. La actividad más conocida de sus tierras es el esquí, pero también podemos disfrutar de otras actividades como el senderismo, el ocio o la cultura. Si hemos contratado el alquiler apartamento en Pas de la Casa, además de esquiar, recomendamos pasar por Caldea y sus reconocidas aguas termales.

Seguramente se trate de uno de los lugares termales más acogedores e importantes de los Pirineos, y es que sus aguas, con propiedades ricas en azufre, minerales, sódicas y untuosas, nos renovarán plenamente hayamos la actividad física que hayamos hecho. Se trata de un procedimiento natural, que desde antaño, ayuda a acciones antiálgicas, cicatrizantes, antialérgicas y descongestionante, y descubriremos porqué llaman vida a la agua de Caldea.

Pese a la tradición termal de la península, el Centro Termolúdico de Caldea se abrió apenas hace algo más de 15 años. El proyecto fue voluntad del Comú o Ayuntamiento de Escaldes-Engordany, que profesionalizó la utilización de las riquezas termales de su territorio con una idea o filosofía diferente a la de los balnearios. Aquí apostaron por el termoludismo, un concepto innovador que huye de la tradicional utilización de las aguas termales.

La idea del termoludismo de Caldea es la utilización de las propiedades y beneficios del agua termal con la intención de descansar, recuperar la vitalidad perdida y cómo no, la suma de todo ello, el bienestar. Recibir el agua a distintas temperaturas ayuda a una gimnasia tonificante para el cuerpo que también ayuda al reequilibrio psíquico.

No obstante, y por la idea terapéutica que poseen estos baños, hay ciertas normas de admisión que tendremos que tener en cuenta a la hora de contratar visita. No se admiten, por razones de seguridad, niños menores de 5 años, y todos aquellos que estén entre 5 y 16 años tendrán que presentar un documento acreditativo de su edad e ir acompañados por un adulto. Además, todas aquellas personas que tengan menos de un 1,30 metros deberán entrar con flotadores de brazos, y tampoco se admiten personas con heridas externas o un miembro escayolado.

En fin, se trata de un destino que perfectamente puede completar una semana de esquí y que nos devolverá a nuestro hogar como nuevos, con el merecido descanso que todos nos merecemos.

Foto Vía: lorentey